Pistas para programar por inteligencias

Pistas para programar por inteligencias

gina carano henry cavill “Cada ser humano tiene una combinación única de inteligencia.
Este es el desafío educativo fundamental. Podemos ignorar estas diferencias
y suponer que todas nuestras mentes son iguales. O podemos
tomar las diferencias entre ellas”. (H. Gardner, 1995)

where can you buy instagram followers El concepto de inteligencias múltiples se lo debemos a Haward Gardner. En su libro Estructuras de la mente (1995) se describen ocho tipos de inteligencia: lingüística, lógico-matemática, musical, espacial, cinestético-motriz o corporal, interpersonal, intrapersonal y naturalista.

how to buy facebook post likes Con su teoría, basada en la ciencia del conocimiento, en la psicología y en la neurociencia, revolucionó no solo el concepto de inteligencia que se había tenido hasta entonces, sino que también se produjeron cambios en los enfoques pedagógicos.

best protein powder for women Este concepto de inteligencia supone que todos tenemos todas las inteligencias, pero cada una presente en mayor o menor medida, según la dotación biológica, la interacción con los otros y la cultura del entorno, de modo que cada individuo tiene una combinación única. Además define la inteligencia como una capacidad para “actuar”, para resolver y generar problemas, para crear productos, para ser útil en sociedad. Una capacidad que puede ser, por tanto, desarrollada con estímulos, experiencias, situaciones… así que la dotación genética, la predisposición, es importante pero no determinante.

body transformation Por lo tanto supone un cambio importante en el concepto de escuela y de educación.

buy facebook profile picture likes Con respecto al docente:

  • Debe ser un gran observador, ha de educar su mirada y adoptar un papel que dé espacio a los alumnos para descubrir en ellos cuál o cuáles son sus inteligencias predominantes, cuáles son sus formas de aprendizaje, para favorecerlas y, desde ellas, desarrollar el currículum.
  • Ha de partir de un profundo respeto hacia las características de cada cual, a las capacidades de cada alumno en particular, sin sobrestimar unas en detrimento de otras, como tradicionalmente se ha hecho con la lengua y la matemática, considerando a cada alumno como un ser único con necesidades únicas.

Con respecto a los alumnos:

  • Prestar atención a los puntos débiles de cada uno en aras a un desarrollo lo más armónico posible de la inteligencia entendida como un conjunto de ellas.
  • Dar a cada alumno su papel en la microsociedad que se construye en el aula, puesto que las inteligencias lo son en tanto que producen y sirven al grupo, en consecuencia hay que ayudar a cada alumno a encontrar su sitio en ella, en un camino seguro hacia el equilibrio emocional, al autoconcepto ajustado de uno mismo, a una idea colaborativa de todo lo que acontece en clase de manera que cada uno aporta lo que mejor sabe hacer.

Por último, respecto al currículum, hay que reconsiderarlo. Presuponer que todos los alumnos hacen lo mismo a la vez es un error bajo este enfoque. Implica que se creen situaciones que trabajen todas las inteligencias, que los modelos de aprendizaje deben ser variados, que la tipología de actividades con la que jugamos debe desarrollar todas las inteligencias, que los sistemas de evaluación también deben tener en cuenta que los modelos de aprendizaje no son los mismos para todos y que, por tanto, debe incluir miradas más profundas, flexibles y amplias.

Pistas_para_programar_1

Pistas_para_programar_2

Pistas_para_programar_3.jpg

Pistas_para_programar_4.jpg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*